16.jun.2017 | Nota de Tapa

Claves para la gestión del inventario (Primera parte)

Las compras se deben planificar con el mismo criterio que otras variables de la gestión comercial de la empresa. La identificación de las necesidades y los pronósticos de demandas llevan a rentabilizar más rápido el stock disponible.

Hay góndolas que parecen un auténtico museo del repuesto, pobladas de suvenires que tuvieron mejor vida en otros tiempos y hoy languidecen en el arcón de los recuerdos, a la espera de un golpe de suerte que las saque de un embalaje que sabe a mortaja. A efectos prácticos, son cajas enteras de piezas de recambio que ocupan espacio en el almacén y mantienen su valor de capital en punto muerto. Vestigios de malas decisiones de compras. Gangas de ocasión que con el tiempo perdieron el brillo de neón hasta asumirse como pérdidas de dinero que merman la potencial rentabilidad de cualquier negocio.


Es difícil aventurar qué está bien y qué está mal cuando compramos. Las teorías no abundan y los procesos de compra son muy diferentes, al arbitrio de los humores del mercado. Sin embargo, hay algunos consejos que
nos ayudan a definir qué es comprar
bien:

1- Saber qué necesitamos con tiempo
2- Acertar cuánto y cuándo lo necesitamos
3- Lograr el mejor acuerdo de precio y pago


Estas variables puede que estén en la cabeza del repuestero de toda la vida. Algunas compañías asumen la tarea de desentrañarlas con procesos específicos, otras tantas  tercerizan sus compras y utilizan organizaciones externas y muchas toman decisiones al voleo.


La primera decisión que les compete a todas es asumir las demandas propias. Qué les reclama la coyuntura. Privilegiar el precio, la financiación o la disponibilidad inmediata de productos. Una vez identificada la necesidad, proceder en función. ¿Qué queremos que pase con las compras en nuestro negocio?


Comprar barato, por lo pronto, no siempre ayuda a vender rápido. A veces nos encontramos con la posibilidad de comprar productos de fácil salida, a precios competitivos. Suficiente para ensartamos con piezas que acumularemos por años. La solución es planificar las compras con el mismo criterio que otras variables de la gestión comercial de la empresa. Los responsables de compras deben preguntarse con anterioridad qué necesitan vender y cuáles son las prioridades. 

Te puede interesar leer




Deja tus comentarios