16.dic.2016 | Opinión

Coaching: 5 trucos para explicar conceptos difíciles (primera parte)

Para hablar en público se necesita conseguir la mayor síntesis conceptual posible para acortar la brecha de distorsión y ruido que pueda producirse, tomando como base el tradicional esquema de la comunicación: emisor + mensaje + receptor

Los seres humanos utilizamos un complejo sistema de decodificación para elaborar nuestros mensajes; y es allí donde radica por lo general la escasa asertividad a la hora de comunicar. En temas sensibles, con muchos aspectos que necesitan ser concatenados para darle un sentido final a lo que se desea transmitir, es necesario un buen entrenamiento para transmitir cabalmente, sin perder rigor y dejando de lado una simplificación excesiva.

En los medios de comunicación de alcance masivo asistimos con frecuencia a lo que muchos definen como una completa laxitud y falta de profundidad. Sin embargo, quizás sea necesario plantearnos cuál es el canal y cuál el público al que se dirigen en cada caso. Un ejemplo es el periodismo gráfico, o los documentos-papers profesionales, donde a veces existe la posibilidad de ampliar conceptos y profundizar. En otros, como en el mundo digital, la velocidad de lectura y la facilidad de abordaje de los contenidos lleva  a utilizar mayor síntesis y lo que los puristas definen como liviandad.

Como los extremos nunca son del todo acertados, lo más atinado puede ser plantearse escenarios diferentes de acuerdo a los públicos a los que uno desea dirigirse. En cualquier caso, explicar y transmitir conceptos difíciles sin perder rigor, representa uno de los grandes desafíos para todos los que son comunicadores y voceros, sin importar el segmento: gobiernos, empresas, organizaciones de todo tipo, educadores y, más aún, cuando se trata de disciplinas excesivamente técnicas alejadas del conocimiento de la mayoría, como es el caso de economistas, profesionales del Derecho, la Medicina, la Ingeniería y la Ciencia, por citar algunos ejemplos.

Aquí van cinco trucos que ayudarán a traducir ideas complejas, con el objetivo de llegar a la mayor cantidad de público posible con un mensaje claro y sin demasiadas distorsiones.

1. Explique lo complejo: uno de los errores frecuentes de los voceros o disertantes es dar por sentado que los demás conocen sobre el tema a tratar. Si bien es posible que muchos tengan una aproximación, su misión es conformar una experiencia de conocimiento abarcativa, profunda y sin distorsiones que enriquezca a su público. En este proceso de dejar algo sustancioso como resultado, es fundamental que explique las cosas complejas. Primero, puede realizar un abordaje técnico puro, sin demasiadas vueltas. Este punto  debería ocupar menos del dos por ciento de su explicación total, para dar lugar de inmediato a las aclaraciones y ampliaciones del caso. Objetivos: no dar nada por sentado, y ser “pro-positivo” - proponga nuevas miradas desde lo positivo- como una de las  herramientas para tener más cercanía con el destinatario de su mensaje. 

2. Grafique claramente: en esquemas de pensamiento sistémico, es muy probable que tenga sumamente claro el punto de partida y el final de lo que quiere expresar. Sin embargo, en su transcurso ocurren una gran cantidad de interferencias de comprensión entre lo que usted dice, lo que muestra, lo que el otro escucha, lo que se percibe, lo que el interlocutor detecta, lo que el público registra y lo que, finalmente, queda como resultado de esta maraña del proceso de comunicación. Una muy buena forma de incentivar, llamar la atención y mantener atento a su público, es la de utilizar gráficas con esquemas sencillos y fácilmente asimilables con otros aspectos de la vida cotidiana. Estas miradas no necesariamente deben estar relacionadas con su abordaje técnico, sino que puede explicarlas como procesos más sencillos y accesibles al interlocutor no experto. Es un buen ejercicio entrenarse en simplificar los conceptos complejos. Busque palabras comunes, dibuje formas, diagramas de flujo, utilice colores y texturas, fotografías, frases y cualquier otro recurso que le permita sintetizar su exposición y anclar los contenidos clave. 

Continúa en la segunda parte

Daniel Colombo es Coach, experto en alta gerencia y profesionales, educador, comunicador y escritor. Ha escrito 21 libros, en español y portugués, entre ellos “Sea su propio jefe de prensa” “Historias que hacen bien”, “Preparados, listos, out” (co-autor, sobre el Síndrome del Bournout), entre otros. Ha asesorado a más de 2500 empresas. 

Sigamos dialogando en:www.danielcolombo.com   
www.facebook.com/DanielColomboComunidad
Twitter: @danielcolombopr
Instagram: daniel.colombo
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/danielcolombo

Te puede interesar leer




Deja tus comentarios