13.ene.2017 | Opinión

Coaching: 5 trucos para explicar conceptos difíciles (segunda parte)

Para hablar en público se necesita conseguir la mayor síntesis conceptual posible para acortar la brecha de distorsión y ruido que pueda producirse, tomando como base el tradicional esquema de la comunicación: emisor + mensaje + receptor.

3. Recapitule: la atención de los seres humanos durante presentaciones fluctúa incesantemente. Con la irrupción de la tecnología, es posible que no pueda mantener más de 5 a 10 minutos a su auditorio atento a lo que usted expresa. Por eso necesitará utilizar muchos puentes para recapitular y resumir lo que va diciendo. Estas técnicas abren un nuevo universo de comprensión para que cada tramo de su disertación o mensaje pueda ser asimilado de una mejor forma. Divida su tema en tantas partes como sea   necesario. Explique cada una. Luego, recapitule, sintetice utilizando otras palabras y códigos de comunicación, y, nuevamente, haga una revisión de lo dicho. En este tramo puede involucrar al público y hacer una construcción colectiva, ayudando a pasar en limpio los conceptos, para, entre todos, establecer las bases de ese puente conceptual que lo conducirá hacia lo que sigue.

4. Utilice metáforas y analogías: las personas poco seguras de su habilidad de oratoria y comunicación suelen confundir rigor técnico con rigidez. Por lo que caen frecuentemente en el aburrimiento y pesadumbre que se desploma como un piano de cola gigante sobre su auditorio. Literalmente, los duermen. Una situación así es muy difícil de sobrellevar, no sólo para usted -que quizás esté tan atento a no cometer errores que hasta le parecerá que están callados porque lo siguen con atención- sino, sobre todo, difícil para su público. Nada peor que alguien aburrido, excesivamente remilgado al expresar las ideas, monocorde en su tono de voz y expresividad, sentado tras una mesa, ¡y ni hablar si está leyendo de cabo a rabo! Por eso, es fundamental que se entrene en movilizar al público. Manténgalos inquietos, con necesidad de saber más. Esta “incomodidad” de la audiencia es fundamental para
capitalizar su estrategia al comunicar. Riegue su mensaje con metáforas, historias, cuentos, analogías y simbologías; haga  paralelismos; relate casos concretos; deténgase en personajes reales o imaginarios; ancle conceptos claves mediante anécdotas que sean difíciles de olvidar. Permítase moverse del lugar rígido hacia algo más grácil, con simpleza, colores, aromas y matices. Cree un perfume comunicacional apropiado para cada tema. Acompáñelo con su habilidad en el uso del espacio escénico: muévase, conmueva e involucre en un nivel emocional a todo el público.

5. Refuerce una o dos ideas clave por cada concepto complejo: también es ecomendable que se esmere en reforzar no más de dos ideas clave ante cada aspecto complejo que deba transmitir. El cerebro humano, si bien tiene una probada neuroplasticidad, al  estar en una conferencia o reunión donde se comparte información y conocimiento está más atento al resultado final que al proceso.  Es así que necesita encontrar en cada concepto difícil una o, como máximo, dos ideas, para que se las lleven guardadas como un tesoro inolvidable. Si alcanza este cometido de extremo poder de síntesis, habrá conquistado aún a los públicos más reacios. Una o dos ideas deberían poder resumirse en una frase de no más de diez palabras. No hace falta mucho más. Imagine por un momento que necesita hacer un resumen de su mensaje: si logra simplificarlo en - digamos- cinco frases cortas, ya es un muy buen avance. Y si lo lleva a tres, mejor aún. Es todo lo que necesita.  Recuerde que la decodificación de los mensajes es una construcción que se produce en el destinatario; por lo que está plagada de percepciones y consideraciones. Por eso, si presta especial cuidado al contenido, y, también, a la forma, en la misma proporción, es más probable que obtenga un mejor resultado en términos de claridad conceptual al transmitir sus ideas. ¿Complejo de lograr? Nada que no pueda conquistarse con la mejor metodología existente hasta el presente: la práctica cotidiana.

 

Daniel Colombo es Coach, experto en alta gerencia y profesionales, educador, comunicador y escritor. Ha escrito 21 libros, en español y portugués, entre ellos “Sea su propio jefe de prensa” “Historias que hacen bien”, “Preparados, listos, out” (co-autor, sobre el Síndrome del Bournout), entre otros. Ha asesorado a más de 2500 empresas.

Sigamos dialogando en:www.danielcolombo.com   
www.facebook.com/DanielColomboComunidad
Twitter: @danielcolombopr
Instagram: daniel.colombo
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/danielcolombo





Deja tus comentarios