24.oct.2016 | Nota de Tapa

Diagnóstico del Momento (Segunda parte)

Las firmas del sector están padeciendo la caída de la producción de vehículos cero km pero también afrontan la merma en el poder adquisitivo de los usuarios, que deciden posponer por ello el gasto del mantenimiento preventivo.

Comercio exterior

 

La caída general derivó en que el
sector que en 2011 contrataba a

La caída general derivó en que elsector que en 2011 contrataba a 66.000 personas, para finales del 2015 apenas había empleado a 58.000. Este número no tiene en cuenta que durante el primer semestre de 2016 decidieron bajar sus persianas tres autopartistas - Paraná Metal, Ar Zinc y Punch Automotive- y que otras tantas decidieran quitar horas extras y suspender personal.

Una parte de esta situación se explica en los números del comercio exterior en un sector que apenas logra colocar algo menos del 25% de cada 0 km producido en el país. El trabajo de la entidad que reúne a las autopartistas locales señala que las exportaciones de piezas alcanzaron los u$s 336 millones en el primer trimestre de 2016, con una disminución del 22% con relación a igual período de 2015 cuando se habían realizado envíos por 431 millones de dólares. El dato “alentador” es que se sumaron cuatro nuevos destinos y las empresas argentinas ya exportan a 100 mercados. La contracara, las importaciones, disminuyeron 14% alcanzando los u$s 1672 millones frente a los u$s 1953 millones del mismo período de 2015.

El informe de Afac asegura que hay una “fuerte asociación de las importaciones de autopartes con la producción de vehículos, los que en el primer trimestre de 2016 han caído el 18,1%”. Desde la entidad no se mostraron muy optimistas respecto de lo que se espera para el resto del año, ya que aseguraron que “las exportaciones de autopartes seguirán sufriendo los efectos de la caída de la demanda de Brasil, sumado a que ese país está con una situación cambiaría muy competitiva y una capacidad ociosa de hasta 50%”. Por otra parte, las importaciones de las terminales seguirán al ritmo de la producción de vehículos, que en el año bajó un 12;5%, según el documento.

Además, otro tema que preocupa a la entidad en medio de una apreciación del peso frente al dólar es que, en el mercado de reposición “hay muchas presiones en el mercado por piezas brasileñas a costos muy bajos, consecuencia del retraso cambiario y la alta capacidad ociosa frente a Brasil”. 

Te puede interesar leer




Deja tus comentarios