25.nov.2011 | Entrevistas

Exclusivo Mundo Aftermarket. El Ingeniero Alberto Garibaldi y la verdad sobre el auto eléctrico

¿El auto eléctrico será realidad o finalmente quedará en la nada? Para saber cómo será el futuro del auto, hablamos con un verdadero experto en la materia, el Ingeniero Alberto Garibaldi, reconocido conductor del programa AUTOTÉCNICA. Posee, además, una larga trayectoria como docente y como especialista y consultor de importantísimas empresas. Estos son sus conceptos.

-“Como todos los desarrollos técnica y teóricamente posibles el Auto Eléctrico evolucionará en función de la inversión que se destine a su desarrollo, y no tengo ninguna duda de que llegará a buen puerto. Si se hiciese la inversión adecuada pienso que podría ser económicamente comercializable en un plazo de tres a cinco años, y a precios totalmente competitivos con los de gasolina o gasoil”.
 
-“La verdadera problemática es por un lado desarrollar la logística para asegurara la recarga eléctrica en todas partes y lograr tiempos de recarga acordes con la velocidad a que vivimos, y por el otro lado generar la suficiente energía eléctrica para sustituir los hidrocarburos que se dejarían de consumir. 
Pensar en sustituir hidrocarburos por energía eléctrica en una parte importante del parque rodante (¿digamos un 20%...?) resulta por ahora imposible”. 
 
-“Si consideramos el vehículo eléctrico comparado con el de hidrocarburos como vehículo en sí y sin considerar al entorno nadie puede tener dudas sobre la absoluta superioridad del eléctrico, pero cuando queremos llevar ese reemplazo a la práctica surgen múltiples y serios problemas, a los que por ahora no podemos darles una solución”. 
 
-“En la Argentina, aun si hoy el mercado dispusiese de la opción eléctrica como alternativa posible no habría electricidad ni infraestructura como para asistirlos. Generar nuevas plantas de energía eléctrica requiere de inversiones gigantescas y de tiempos mínimos no menores de cuatro o cinco años, y aun suponiendo que se dispusiese de los capitales para construirlas quedaría por resolver de donde obtendríamos la energía necesaria para hacerlas funcionar dichas plantas, y a qué costo. Y todo eso debería estar acompañado de políticas educativas para formar una nueva generación de profesionales capaces de atender las necesidades futuras en ese y en otros rubros energético/mecánico/automotriz”. 
 
-“De todas formas creo que antes que se imponga el vehículo eléctrico puro tendremos mucha tela para cortar con los vehículos híbridos que combinan motores de combustión interna con motores eléctricos”.
 
 
Anibal Litvin
Por Anibal Litvin | anibal@aftermarket.com.ar
Periodista