16.jun.2017 | Empresa Familiar

Nuevos desafíos (primera parte)

Tanto insistimos en las chances que nos otorga el cambio de calendario, que el arranque de la temporada nos obliga a tomar cartas en el asunto para enfrentar ya lo que se viene.

Mientras usted está leyendo este articulo, póngase una mano en el corazón y declame en voz alta y orgulloso: ¿en qué se diferencia este mes del mismo mes del año anterior? Si verdaderamente siente que sus cosas o parte de ellas cambiaron, usted queda eximido de seguir leyendo este articulo. Vaya a ocuparse de sus nuevas actividades que fue agregando desde hace un año hasta ahora.

Dedíquese a las actividades que ya le están dando este principio de año mayor valor agregado a su tiempo, repare en preparar el viaje proyectado, llame por teléfono a sus nuevos amigos, adopte la postura necesaria para para leer un buen libro, sienta cómo esta mañana se despertó con el gozo de estar vivo, y haga todas esas actividades que planificó durante el año pasado porque se dio cuenta que así su vida mejoraría en cantidad y calidad. Entonces, hágame caso. Como le sugerí unas líneas atrás, no pierda tiempo leyendo este artículo.


Porque este artículo está dedicado a los estáticos, a los que no se movieron de su lugar para ir a buscar ayuda, a los que encaran cada día como si fuera igual al anterior, a los que, en vez de ponerse la mano en el corazón, se agarran con las dos manos de la cabeza, para señalar: “Aquí no pasa nada”, “no se mueve nada”, “vamos para peor”, “la culpa la tiene el nuevo gobierno”, “la culpa es del nuevo gobierno de otra nación”, “la culpa es de mi esposa”, “la culpa es de mi marido” o la culpa, en cualquier caso, es de todos aquellos que lo siguen regañando, la suegra, el vecino, el jefe, sus compañeros del trabajo, sus proveedores que no le entregan a tiempo o los pocos clientes que le van quedando, y los que a fin de año se desean que sea mejor que el anterior.


Si usted tuvo cambios, perceptibles o aún imperceptibles pero siente que algo se modificó en su vida, en su entorno, y sigue leyendo
este articulo a pesar de mi advertencia del comienzo, se va a poder diferenciar y sentirse orgulloso frente a los cuadros de situación que acabo de exponer.

Pero si usted se siente nombrado o interpelado, se identifica con la ristra -no la lista- de calamidades que le sucedieron, suceden y  volverán a repetirse, para usted está dirigido este toque de atención. Manténgase alerta, porque este año puede ser mucho peor que el anterior, y todos los buenos deseos que recibió se evaporarán en el aire.  En mi articulo anterior dije lo siguiente: “porque cada uno es empresario de su propia vida, vivir la vida es una empresa, tener armonía en la familia es una empresa, ocuparse de uno mismo, cultivar la mente y el cuerpo es una empresa”. De lo que se desprende que hay que vislumbrar un valor agregado a la cantidad de horas invertidas en el trabajo.


Usted puede tener un muy buen, mediocre o deleznable trabajo en relación de dependencia, y sin embargo, cuando llega a ser empresario de su propia vida, ya es un hombre libre aunque dependa de un salario.


Con más razón, si usted es dueño de una empresa comercial, industrial o de servicios, grande, mediana o pequeña, los conceptos no cambian, sólo cambia la forma de implementarse, la manera de llegar a la autosuficiencia”.

Continua en la segunda parte.


Por Ernesto Beibe

Mentor
www.ernestobeibementor.com





Deja tus comentarios